Con la cara en alto

Mis pies pisaban el suelo de forma irregular y simultánea, mientras con los brazos estirados hacia los lados daba vueltas sobre mí misma.

Podía sentir las minúsculas gotas de lluvia caer sobre mi pelo recién planchado.

Podía sentir el aire cortado suavemente sobre mi cuerpo.

Podía sentir esa frescura que solo el agua de lluvia te da sobre mi cara.

Podía sentir felicidad.

Era yo de nuevo. Era otra vez esa chica risueña pero con la sonrisa de oreja a oreja, más grande esta vez. Eso me gustaba, me lleIMG_20170301_122019naba. Durante un tiempo había dejado de creer en la gente, incluso en mí. Pero poco a poco, comprendí que ser como uno es , es lo mejor que puedes ser, y debes apreciarte así, y puede ser que alguien te descubra.

La sonrisa nunca se debe perder, puede haber días oscuros, pero también podemos convertirlos en días hermosos. Después vendrá la lluvia, ¿ qué mejor que bailar? Después de todo, no sabemos cuanto tiempo veremos esa luz u oscuridad. Haz lo que quieras, haz lo que te haga feliz a ti, sin llegar a pincharte letalmente con las espinas de la rosa .

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s