¿Realidad o ficción?

La realidad y la ficción dicen ser totalmente opuestas, pero no es así. Todos alguna vez habremos escuchado la típica frase “La realidad supera a la ficción” , sin embargo cualquier cosa que imaginemos y parezca algo poco probable se nos dice que tenemos demasiada imaginación o que eso solo ocurre en las películas, en la ficción. Entonces me pregunto yo ¿En qué quedamos? ¿Se parecen o son totalmente opuestas?

La realidad la vivimos continuamente, la vida es la realidad, lo que vemos y nos rodea. En la realidad al contrario que en la ficción la gente puede poseer poderes como volar o leer la mente, puede girar el mundo tan solo alrededor de una persona, lo que en la realidad se ha llevado a decir una frase que indica todo lo contrario “No eres el ombligo del mundo”.

Pero no todos distinguen la realidad, pues en muchas ocasiones son semejantes por lo que pueden creer que estan volando o viendo “colorines y arco iris ” cuando en realidad solo son imaginaciones. Algunos llegan más lejos, lo que me lleva a pensar en un hecho bastante actual como ha sido el desgraciado accidente en el estreno de “Batman” la gente vió a un señor disparar, y confundieron la realidad, que era el señor ; con la ficción la película, no supieron distinguirlo y solo cuando vieron la sangre y la desesperación de la gente que rodeaba a los heridos o muertos, se dieron cuenta de lo que ocurria.

La realidad y la ficción llevan a muchas confusiones, sobre todo en los sueños y las películas, y si no están seguros pregunten a alguien de alargada edad si se quedaba embobado/a cuando veía las películas en aquellas pequeñas y primeras televisiones, donde veían caras de personas a las que parecían haberle cortado la cabeza, o aquel niño que corría que parecía como si fuera a caerse encima del publico.

Anuncios

Volverte a ver.

Su rostro. Aquel rostro que mi mano acariciaba cuando nos acurrucábamos juntos, ya es un mero recuerdo en mi memoria. Apenas logro recordar el arco de sus cejas o la expresión de su cara al notar mis caricias. Como dos extraños sin mediar palabras actuamos la última vez que nos vimos, hará dos veranos. Un verano lo conocí y al otro lo perdí. Nos conocimos en el mes de agosto, cuando la brisa alejaba aquellos días veraniegos que con tanta ansia habíamos esperado. Nos conocimos de casualidad, y rápidamente nos enamoramos. Dicen que lo que rápido llega, rápido se va. Así fue.

Último café.

Su mirada se perdía en lo oscuro de café. Muchas veces Lucía y ella habían dicho de quedar y tomarse uno. Pero es de aquellas frases que no se suelen cumplir por falta de tiempo. Ahora Lucia ya no estaba, ni la iba a ver nunca más. Había sido apenas una hora antes, cuando había escuchado a dos mujeres del pueblo hablar sobre el accidente. Una chica de apenas 23 años que murió por culpa de un conductor que triplicaba la tasa de alcohol, él quedó casi intacto. No era justo, Lucía no iba bebida, y tal vez, si esa tarde hubieran quedado a ese prometido café, no hubiera estado en ese preciso instante en esa carretera. Es ahora cuando recordaba los momentos vividos con ella, era de esas amigas que si hubieran estado más cerca, o estudiado lo mismo, hubieran sido inseparables, tenían los mismos hobbies y de pequeñas se lo pasaban genial juntas. Hace tiempo en la cafetería del pueblo pasaban tardes enteras hablando con batidos que nunca terminaban, como el café intacto que estaba en frente. Junto al suyo. Por fin lo iba a tomar con ella.

Deseo

Deseo que las cosas buenas lleguen y las malas pasen.

Deseo con toda mi alma que la gente de mí alrededor tenga razón. Dicen que todo lo malo pasa, que le dé tiempo al tiempo, pero yo solo veo que día tras día sigo igual, los recuerdos no se desvanecen aunque pasen semanas e incluso meses. En cuatro meses se supone que tendría que dejar de pensar y aprender a vivir sin ciertas personas, pero el tiempo no me ayuda, no me quiere ayudar y tampoco es mi amigo.

Deseo volver a reír a carcajadas, de esas cosas que te dan risa tonta e incluso duele la barriga. La gente se queja del amor no correspondido, yo me quejo de las amistades no correspondidas. No con cualquiera que ríes puedes confiar, al igual que no todos en los que confías puedes reír. El tiempo no curra nada, solo te ayuda a ver qué puedes vivir sin personas que creías fundamentales en tu vida. Espero y confío que el tiempo me ayude a ver que no estoy sola, que he perdido amigas pero otras vendrán. Que la vida no se acaba por estar un par de meses sin salir.10711057_795368590514066_4845558543148780396_n

Deseo que me ayuden a comprender que algún día volveré a estar bien, que todo cambia y todo pasa.

Deseo comprender que la felicidad depende de mí misma, aunque contar con gente ayuda. Que las amistades van y vienen. Que con quién siempre contarás será la familia. Quiero entender que hay gente peor que yo y no se queja. No tengo derecho a quejarme, pues hay gente sin piernas que corre maratones con prótesis, y yo me quejo de correr segundos tras el autobús. Hay gente sin manos que aprender a tocar el piano, y yo me quejo de que mis dedos no llegan a las cuerdas de la guitarra para algunos acordes. Hay gente sin familia y pasando hambre, y yo me quejo de que mi madre compra batidos de fresa en vez de chocolate.

Deseo encontrar nuevas amistades pero sobretodo las ganas de superarme, de luchar, de cumplir mis sueños.